Copiar no es pecado

De la vida en lugar a dudas, espacio artístico en la colombiana Cali, guardo muchas imágenes y reflexiones. Allí pude ver de cerca la caja Brillo de Warhol, iluminarme con las pantallas de SUPERFLEX, toquetear un Gabriel Orozco o un Kosuth. Son ’calcos’ de las obras, paradigmas de la contemporaneidad al alcance de todos. Una iniciativa crítica y desinhibida, iconoclasta a la par que interpretativa. El 10 de agosto se inauguró allí la exposición CALCOS. Retrospectiva de un legítimo amor por lo falso… Lo falso no es plagio ni pecado, sino una nueva verdad.

Copiar no es pecado (artículo)